Bienvenidos


Bienvenidos al Blog de Vida Sana. (Asociación DNT) Cuidamos de usted y de su familia.

La intención de éste blog es difundir información sobre Salud, Bienestar, Terapias Naturales, Actividades y Talleres, Psicología Positiva, Deporte y Ejercicio y toda aquella información que tiene que ver con una Vida Sana, para favorecer una mayor calidad de vida tanto a nivel mental como físico.

jueves, 22 de julio de 2010

La siesta: una sana costumbre


Una de las costumbres españolas más conocida en todo el mundo es la "typical Spanish Siesta" o "Yoga Ibérico", como la bautizó en su día Camilo José Cela.

Muchos son los que piensan que el origen de la siesta es español, pero no es así. Su origen es romano. La "sexta hora" era la expresión que utilizaban en la antigua Roma (Regla de San Benito) para referirse a la costumbre de guardar silencio y reposo después de la comida del mediodía (la hora de más calor). De ahí el origen la palabra "sextear" o "guardar la sexta", que después derivó en el popular "sestear" o "guardar la siesta".


Dos milenios después, la "hora sexta" ('hora de la siesta') de los romanos vuelve a estar de moda gracias a sus múltiples beneficios. La siesta tras la comida es una sana costumbre para la salud que ayuda a mejorar el rendimiento por las tardes.


Las vacaciones de verano pueden ser un buen momento para iniciarse en este hábito tan saludable. Veinte minutos bastarán para aliviar tensiones, relajar los músculos, reponer energías o simplemente para compensar las horas de sueño perdidas durante la noche anterior.



Varios estudios científicos han demostrado que descansar entre diez y treinta minutos después de comer es un hábito saludable que, entre otros, aporta los siguientes beneficios:

* Alivia tensiones y relaja los músculos
* Reduce el cansancio de los ojos
* Reduce el riesgo de infarto
* Elimina la fatiga física y mental
* Favorece la memoria
* Combate el estrés
* Aumenta el rendimiento
* Aporta sensación de bienestar (mejorando la salud en general)


Una cabezadita de unos pocos minutos bastará para que la siesta surja sus efectos deseados. No es recomendable exceder de los treinta minutos aconsejados para evitar caer en el sueño profundo.

Sobrepasar ese tiempo puede desencadenar el efecto contrario al deseado, pudiendo alterar de forma negativa el estado de ánimo y el rendimiento, llegando a causar insomnio por la noche.

¿Os apuntáis a practicar este "deporte nacional" como le llaman algunos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se ha producido un error en este gadget.